5 AÑOS DESDE EL DIAGNOSTICO

10.8.16

Un 11 de Agosto del 2011 me metieron a quirófano para extraer una "bolita" de mi tórax. La cirugía duró bastantes horas, y la recuperación aún más. 
La "bolita" no estaba tan pequeña, de hecho, media poco más de 13 cm x 8 cm y pesaba aproximadamente medio kilogramo. Estaba pegado a mi pulmón derecho y a mi corazón, provocandome un desgarre de la pleura, la capita que protege los pulmones. 
Ese día me quitaron el tumor, el cual aún no tenía nombre. Ese día, los doctores no supieron decirme con exactitud el diagnostico, el cual todos sabemos ahora, pero para mi, ese día, fue mi renacer (el primero, pues el segundo fue mi trasplante de médula, ¿que afortunada?).

Hace 5 años comenzó la travesía por el hospital que por muchos años fue mi segundo hogar; una travesía en la que conocí gente hermosa, que ha llenado mi corazón y el de mi familia de tanto amor.

Una travesía que implico muchos retos, y muchas pequeñas batallas diarias, pero que también me dejo un enorme aprendizaje, que estoy segura, seguiré poniendo en practica por el resto de mis días.
Una travesía que me mostró que el mundo SÍ está hecho de amor, y que está en las pequeñas cosas que nos regala el día a día. Una travesía que puso a prueba a mi familia, muchas veces a mi fe, a mi voluntad, y que también me enseñó cosas de mi, que yo aún no descubría; como la capacidad de hacer cosas que antes me daban miedo, la paz que te da el tener un propósito en la vida.
No se si es que ahora miro con otros ojos, o que tal vez la venda que traía puesta se deshizo.. pero lo que si se, es que desde aquel 11 de agosto, mi vida no es la misma, ¡Bendito sea Dios por eso! Porque me saco de aquel rincón obscuro lleno de vanidad y materialismo, ¡Bendito sea Dios! Porque me mostró caminos que no conocía, que me llevaron a una plenitud y paz interior que no cambiaría por nada. ¡Bendito sea Dios! Por tanto y tanto amor, que muchas veces sin merecerlo, me sigue regalando días y oportunidades para vivir conforme a su propósito. ¡Bendito sea Dios! Porque hoy estoy aquí, en este rinconcito, en el que no puedo ver sus caras, ni puedo abrazar, pero me siento querida y apoyada.

¡Qué rápido pasó el tiempo! Pero confiada en cada uno de mis días, puedo asegurar que cada segundo, desde aquel 11 de Agosto, mi vida ha valido la pena.. y Dios, ha valido la vida misma.

Sólo me queda dar las gracias, por tanto y tanto amor, por tanto y tanto apoyo. Por tanta luz, en lo que "se supone" debería de haber sido caos. No fue mi caso. Si.. es un milagro.
Todos los días pido a Dios, por cada persona que estuvo en este proceso tan largo, pero tan lleno de amor y esperanza. Pido a El, para que ustedes puedan sentir el mismo amor y la misma paz que yo siento. Que les multiplique cada bendición, y que nunca se sientan solos, así como ustedes no permitieron que me sintiera así.

Este es un viaje que no termina, lo tengo muy claro. Justo el día de mañana tengo mi siguiente PET CT para ver si seguimos en remisión y si todo está en control. Como siempre, espero en Dios que así sea, confiada en su palabra y en su infinita misericordia. Pero también se, por experiencia de varias recaídas, que la enfermedad es un viaje largo, del que no me pienso quejar, o empezar a programar mi mente con cosas negativas, simplemente tomo en cuenta la realidad, e intento vivir "un día a la vez", hoy estoy aquí, ¡Bendito Dios!, y si mañana me da otra oportunidad para despertar, ¡Bendito sea Dios!. 



¡GRACIAS POR TODO SU APOYO Y MUESTRAS DE CARIÑO!
BENDICIONES,
ALEJANDRA 

1 comentario:

¡Sus comentarios me hacen sumamente feliz!: